No te dejas querer

Los despertares bruscos cada vez llegaban más a menudo y andaba en duermevela cuando escuché esta frase: -No te dejas querer-. Extrañamente, en esa ocasión no me ofusqué, ni me irrité. Simplemente me quedé mirándole con calma, paciencia y mucha tristeza.

Ese día cerraba un capítulo de mi vida, de mi pasado. Se moría una piedra muy pesada que anduvo conmigo durante prácticamente toda mi existencia. Ese día me sentía triste, muy triste y aliviada. Y mientras lloraba por la realidad de mi destino, él me dijo: -Es que no te dejas querer-.

Ahí me rendí. Di una bocanada, desperté nuevamente del coma, miré a los lados, busqué y me pregunté, en silencio: ¿No me dejo querer… por quién? No había nadie dándome cariño, ni abrazándome, ni protegiéndome, ni consolándome….

¿Cómo te vas a dejar querer en la soledad?

Solté una mueca de humor resignado y cogí mi maleta para ir a despedirme de la pesada piedra. De paso también me despedí de él y cuando le di un abrazo, uno de mis abrazos de adiós, escupió un -Te quiero- tan vacío, tan irreal, que volví a soltar mi mueca de resignación.

Tengo dos amigas que me dicen a menudo que me quieren. Me lo repiten y repiten para que me entre en la cabeza, para que lo oiga con el alma, para que lo crea. Pero no solo lo dicen, lo demuestran. Y yo me dejo querer.

Así que estoy confusa. Puede que sea verdad, pueda que no me deje querer. O puede que sí lo haga, pero puede que me deje querer de quien realmente me quiere. Puede que sea más lista de lo que parece, o más simple y vea amor en eso: abrazos, besos, caricias, complicidad, fidelidad, confianza, cariño, preocupación, protección, seguridad, compromiso. Y ante eso mi corazón se rinde, mis brazos se abren, mi alma no se esconde y… me dejo querer.

Sigo despierta. El coma que viví cada vez está más lejano. Del tiempo que estuve en él tengo mucho contar. Del tiempo que tengo ahora, tengo mucho que explorar y vivir. Y lo voy a hacer, porque lo que más deseo es quererme. Quererme y dejarme mucho, pero mucho, querer.

Ratita y Arita, saben que también les quiero. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s