115 Días en Kenia: La historia de Lilian Achieng

Conrado Espi, Jorge de Mingo, Loli Viadel, Mapi Placido, Mavi Naranjo, Patricia Parra, Pino Suárez, Virginia Torres y Virginia Sánchez, gracias de corazón por estar tan cerca, por escucharnos y por sentir desde tan lejos


Hoy no voy a contar ninguna de nuestras batallitas en Kenia. Hoy voy a cumplir con una deuda pendiente que tengo con  nuestros amigos. La historia de Lilian Achieng. Comienzo desde el principio.

Algunos de ustedes, los que nos siguen por nuestro cuaderno de viajes, ya conocerán a Marlene, la mexicana que trabaja en el Integral Human Developmet Department” de la Catholic Church- Kibera. Nos la presentaron en nuestros días aquí, y a raíz de ese encuentro comencé a ir los sábados por la mañana a colaborar con uno de sus proyectos. Mi ‘ayuda’ es una labor muy gratificante porque simplemente me dedico a entretener con pinturas, dibujos y manualidades a unos cuantos niños de Kibera que acuden a la misión integrados en un programa de nutrición.

Voy al tema. En nuestros paseos a Kibera, y tras la jornada de manualidades, Marlene cuenta historias y pequeños extractos de la gente que vive en el slam. Suelen ser vivencias muy duras, pero  entre ellas aparece alguna impregnada de espíritu de supervivencia y de determinación. Así que, aunque la vida en Kibera es inimaginable para muchos, también está formada por gente fuerte y con iniciativa. Uno de esos casos podría ser el primo y tutor de Lilian, Gilbert.

Un día, tomando un café con algunos amigos, Marlene nos contó el caso de Lilian. 

Gilbert, como muchos otros de Kibera, apareció en la Misión porque necesitaba ayuda. Es una práctica muy común en el slam, ya que día a día pasan mujeres, hombres y niños pidiendo cualquier cosa: trabajo, dinero, comida, atención médica. Marlene está acostumbrada, lleva tiempo trabajando en Kibera y ha conseguido detectar cuándo realmente hay que prestarles atención y cuándo simplemente piden sin intención de hacer algo por mejorar.

Pues, como decía: Gilbert fue a la misión como muchos otros, pero con una diferencia, fue con dinero ahorrado y con un motivo justificado. Es el  primo y tutor de Lilian, una adolescente de quince años, huérfana y con SIDA. No sé sabe si desde su nacimiento o si se contagió más tarde, pero es algo que nunca se conocerá porque en Kibera de eso no se habla ni se pregunta, se acepta.

En fin, para más ironía de la vida, Lilian Achieng enfermó de fiberadenoma de mama, se trata de un tumor benigno localizado en el pecho que suele desarrollarse más en mujeres de raza negra a edad temprana. No es una enfermedad peligrosa si se trata. Pero, Lilian ya llevaba dos años con el tumor.

Gilbert acudió a Marlene con esta historia, con 16,000 Ksh (160 euros) ahorrados y con un plan detallado sobre lo que necesitaba para ser operada por un médico que finalmente bajaba el precio de la operación de 100.000 Ksh (Mil euros) a 80.000 Ksh (800 euros). 

Marlene le escuchó, y simplemente por tener dinero ahorrado, algo impensable en Kibera, también le atendió. Ahí entramos nosotros. Marlene contó esta historia a unos cuantos amigos y espontáneamente, por nuestra cuenta, decidimos probar a ver si con la ayuda de nuestros propios amigos podíamos recolectar el dinero que hacía falta.

La historia tiene final feliz porque se consiguió. Marlene y yo fuimos al hospital con Gilbert y Lilian para hablar con el médico. Se le pagó lo acordado y se buscó día de intervención. Lilian fue operada el 5 de Marzo. La intervención se complicó porque el tumor se extendió al otro pecho, con lo que la cirugía fue más compleja y también más costosa. También estuvo tres días de reposo en el hospital. Los imprevistos elevó la cuenta a 240,000 ksh, aproximadamente 2.400 Euros.

Sin embargo, al final, entre la Misión, amigos de expatriados, y familiares, amigos y otros conocidos de Gilbert, se consiguió pagar al hospital, al médico y el tratamiento, y ahora, Lilian está en casa reposando.

Les traslado las palabras de Marlene que siempre nos tuvo al día de cada paso que se daba en este tema: “El sábado pasado, 10 de Marzo, fui a visitarla a su casa, aquí en kibera y, aunque es tímida y no pude sacarle muchas palabras, se mostró muy agradecida con una sonrisa que le marcaba un especial brillo en su carita”.

“Seguro que la mayoría que coopero para esta causa no espera un agradecimiento, pero les digo que Lilian se los agradece de corazón, se agradece el don del desprendimiento, el don de la caridad y el poder que existe en cada uno de nosotros para hacer un cambio significativo en una persona tan joven en este caso”.

“De parte de la comunidad de Kibera, de la parroquia donde se trabaja y principalmente de Lilian, se les agradece infinitamente su apoyo”.

La historia termina aquí y con la intención de Lilian: “quiero seguir en la escuela para poder ayudar a niñas como yo, así como a mí me han ayudado”, por lo visto es lo que dijo tras la operación. En fin, eso ya se verá y en esta ocasión sólo depende de ella.

El caso es que nos queda a nosotros, a Julio y a mí, agradecer a nuestros amigos la ayuda totalmente desinteresada. Así que: 

Conrado, Jorge de Mingo, Loli Viadel, Mapi Placido, Mavi Naranjo, Patricia Parra, Pino Suárez, Virginia Torres y Virginia Sánchez, gracias de corazón por estar tan cerca, por escucharnos y por sentir desde tan lejos. 

4 comentarios

  1. Creo que mi niña, junto a Marlene han hecho una fantástica labor social, volcándose de lleno en problemas ajenos, de forma altruista y con un mérito más que merecido. Mi más sincera enhorabuena por haberlo conseguido.

    Me gusta

  2. Gracias a ti, Laura, por implicarte de esta forma. En este mundo en que vivimos, cada vez es más difícil encontrar a gente así, que logre ver más allá de su propio ombligo y que sea capaz de preocuparse realmente por los demás. Sigue así.Virginia T.

    Me gusta

  3. Hola chicos!! Me alegra q la poquita ayuda que hemos prestado haya servido d algo! Un abrazo muy muy fuerte!! Seguir así. Seguro que esto cambia vuestros gracias…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s