47 días en Kenia: Y llegó en último día del año en Masai Mara

Y llegó el día de Noche Vieja. Despertamos junto al Mara, con el peculiar grujido de los hipos. Desayunamos en el río y esperamos a ver qué nos deparaba la jornada jugando con Pepa y Mara, intentando acariciar a Keko- Keko, sacándonos otras tantas fotos más junto a él….

Ese día, además de otro safari, teníamos que ir a la pista de avionetas a recoger las maletas de Cristina que se habían extraviado, quién sabe dónde, en su retorno a Kenia. Irremediablemente y afortunadamente cada vez que sales del campamento haces un safari, así que vuelta a los caminos imposibles, nunca los mismos porque, como con las Dunas de Maspalomas, estos cambian al abrigo de la noche y a capricho del tiempo y de los animales.

Recuerdan que hablé de los cinco grandes: Leopardo, León, Elefante, Búfalo y Rinoceronte. El Leopardo lo vimos el mismo día que llegamos al campamento. Subido a un árbol y con su almuerzo en una rama por encima de él.

Búfalos, búfalos…

Bueno, pues no sé si en este safari, o en otro, descubrimos el Búfalo, el feo, oscuro e impresionante búfalo. Tan feo, tan histórico y tan leyenda que me pareció bellísimo…, pero no tanto como los lindos pumbas -aunque Julio dicen que son los bichos más feos del mundo-. Es lo que tiene Disney, que te hace sentir cariño hasta por el animal más fachoso.

Los Búfalos se te aparecen de repente, o te apareces ante ellos de repente, en manada, tranquilos, calmados, moviendo esas orejas tan peculiares bajo los cuernos, mirándonos, observando nuestros movimientos. Tras el primer encuentro, con los días, de vez en cuando, tropezábamos con un búfalo solitario tumbado bajo un árbol, pachorro y sin expectativas de moverse. Señores, ¡Qué imagen!

La orgullosa acacia

Seguimos nuestro camino, cruzando el río y subiendo al monte para descubrir entre las manadas una de las fotografías más bonitas del país, una de las preferidas de los enkerendes. Es una imagen sencilla, corriente, pero creo que representa a la perfección el paisaje del Masai Mara. Se trata de una orgullosa acacia que, con el tiempo, ha perdido tierra donde agarrarse, así que resistiéndose a caer, se alza inclinándose hacia el río mostrando sus fuertes raíces.


Creo que fue en ese trayecto cuando vimos otro de los cinco: El Elefante. Subimos un monte y ahí estaban. Dos hembras en fila india –según nos comentan, una muy mayor-, cinco metros de distancia entre ellas, con un sorprende silencio en su andar. Paramos y admiramos sus pasos. Uno, dos, baja la cabeza, rodea un manojo de hierbas con la trompa, lo arranca y lo introduce en la boca, mueve las inmensas orejas. Otra vez, uno, dos, tres pasos, baja la cabeza… Nosotros cerca, muy cerca, con el motor apagado, todos en silencio, invisibles para ellas,…o por lo menos lo parecía…

¿Sabían que los elefantes son los más imprevisibles y agresivos animales de la Sabana, en el caso de que les inoportunes? ¿Sabían que se comunican entre ellos dando golpes en la tierra con las patas? Cómo si se trataran de tamboreos… Yo no lo sabía.

La manyatta
Cinco o diez minutos después- se trata uno de esos tiempos en los que se para todo menos ellos, los animales- seguimos nuestro destino hacia la pista de avionetas, pero antes visitamos una Manyatta. 

Las manyattas son los asentamientos de los masais que se dispersan en la Sabana. Se tratan de círculos de chozas que se ordenan alrededor de un corral de ramas dispuesto para proteger el ganado de los animales salvajes. Son auténticos, originales y tradicionales, pero muchos ahora se han convertido en manyattas de trabajo, en pequeñas recreaciones para los turistas.

Al que acudimos nosotros era ambas cosas: una manyatta original, acompañada de una plaza de vendedores. Nos cantaron, nos bailaron y después un joven masai- que bien podría ser un actor por su bien parecido y su don de comunicación- nos explicó cómo vive la gente en las manyattas. En realidad, a mí, a Raquel y esporádicamente a Jacobo, porque los otros tres (Raúl, Cristina y Julio) deambulaban por ahí hablando con las mujeres o guerreros del lugar, dando caramelos a niños frente a la mirada de reprobación de las madres, o sacando fotos, muchísimas fotos. Es más, Julio se emocionó tanto con los niños, con la autentica gente del lugar, con interactuar con ellos, con retratarlos, que se olvidó de sacar una única foto de mí allí. Por ese descuido estuve torturándole todo el día… ¡Vaya que sí!… Como compensación me sacó una junto a Manolo, un simpático masai del camp que nos acompañó ese día.

En la mayatta nos mostraron y describieron una de las chozas familiares, la forma de vivir, de proteger su ganado y cómo las cosas cambiaban con el tiempo. Fue interesante, pero mejor fue estar diez minutos con ellos, con los niños, los sucios y guapos niños.


Tras duras negociaciones, regateos, charlas de ingenio y demás, compramos algunas chucherías y seguimos nuestro camino.

Comimos unos sándwiches en la pista de avionetas, acompañados de huevos duros hechos en el camp. Recogimos las maletas, llenitas de productos españoles y, sobre todo, alicantinos: quesos, boquerones, foie, jamón serrano, turrón,… nuestra cena de Noche Vieja, y volvimos a casa… ¿Se dan cuenta? He dicho a casa.

En la vuelta por el mismo paisaje, David hizo un desvió para llevarnos a una explanada sobre el río. Sabía perfectamente dónde nos guiaba, justo al lugar donde reposan los cocodrilos. No creía que fuese a verlos, pero ahí estaban, dos inmensos, calmados y sigilosos cocodrilos: uno, tomando el sol, y el otro, sumergiéndose hacia los hipos. 


Tres cosas me llamaron la atención de los animales que conocí en este paseo: Una, las orejas caídas de los búfalos y sus arrítmicos movimientos; dos, el neutro color grisáceo de los elefantes, las arrugas de su inmensa piel y el sonoro silencio de sus pasos; tres, el brillo, la geometría y el color de los lomos de los cocodrilos, así como su pacífico saber estar junto a los hipos.

Este fue el día de la Noche vieja, o quizás no…. Porque ya empieza a estar lejana nuestra experiencia en Enkerende y creó que confundo los momentos. Puede que nuestros encuentros con estos animales fuesen en otros safaris. Pero, ¿Qué más da? Verlos los vimos, y sentirlos los sentimos.

Vamos tres de los Cinco Grandes: Leopardo, Búfalo y Elefante.

Mañana les cuento la especial Noche Vieja. Nunca en la vida hemos vivido un fin de año como ese… Fue auténtico, infantil, tranquilo y no creo que volvamos a repetir una experiencia igual. Festejamos la despedida 2011 junto a los masais.

Hoy llevo 47 días en Kenia. Julio, 54

Tengo muchas más historias que contar: las de después de Enkerende. Así que las apunto para no olvidarlas y continuar con ellas para cuando termine nuestra experiencia en el Masai Mara: La cena de Reyes Magos, Las misioneras mexicanas de la parroquia de Guadalupe que trabajan en Kibera; el proyecto de Xotchitl: ‘Creciendo, creando y recreando’; las iniciativas de ayuda de los Akicha para el pueblo Turkana- Olatz y Francis- Mi nuevo profesor de inglés y su hermana, una campeona atlética paraolímpica: Los Wafula; La amistad entre Francis y Julio; las conversaciones que mantenemos con Judit, la que viene a limpiar; el majete de Nasib, el chófer cómplice de Julio; la admiración por esta gente, la impresión de estar todavía en la superficie de la realidad keniata, la necesidad de hacer algo, de ser útil….

Palabras, en esta ocasión masais, las que nos ha apuntado Raúl por email- Julio no olvides ponerlas-

Pasado más de un mes, empezamos a sentir la necesidad de ver a los nuestros. Cuanto más pasa el tiempo, más les añoramos y más nos damos cuenta de los que les necesitamos: a la familia, a los amigos, a los especiales. Yo, en particular, tengo muchas ganas de dar un gran abrazo a muchos de los míos: a mis especiales.  Sé que Julio también añora mucho, mucho, a los suyos.

Pd: Las fotos las elige Julio. Espero que ponga muchas de cada momento… 

Palabras Masais:  “shopa”, “ashé”, “olesere”. creo que olesere significa “adiós”, ¿es así Raúl?.


7 comentarios

  1. HOLA CHICOS!, EL OTRO DIA NO PUDE ESCRIBIROS PORQUE NO SE PORQUE NO ME DEJABA ENTRAR EN LOS COMENTARIOS, PERO HOY SI, Y ASI HE PODIDO TAMBIEN LEER OTRA AVENTURITA, QUE CREO OS ENCONTRAIS EN UN MOMENTO QUE EL DIA A DIA ES UNA AVENTURA, UN VIAJE, UNA EXPERIENCIA, …. . MARAVILLOSO, NOS ENCANTA. NOSOTROS TAMBIEN OS AÑORAMOS Y BASTANTE, Y JULIO, LAS FOTOS SON MUY BUENAS, \”HASER FOTICOS SIN CONOSIMIENTO\”!. UN BESO MUY FUERTE A LOS DOS DE NUESTRAS PARTES. AQUI SIN NOVEDAD, TODO IGUAL, YO EN LA MONOTONIA Y SOLEDAD DE ESTAR INMERSO EN MI E.R.E. TODAVIA, VAMOS, DE AMO DE CASA, PARA QUE MI CHICA ESTE COMO UNA REINA. KIKO Y REBE.

    Me gusta

  2. Qué pasa niños!! Pues sí, la aventura continúa. Hoy íbamos a ir a un slam, pero al final se ha pospuesto. Allí tenemos que ir sin nada, porque si te ven algo de valor se abalanzan sobre ti y es muy posible que te lo quiten. Iremos y lo contaremos en otro capítulo. Por cierto, los siguientes prometen estar muy bien y hasta muy graciosos.Las fotos se hace lo que se puede, aunque si mi niña me hubiera dejado traerme la buena, serían mejores..Y lo tuyo, tranqui, aprovecha este tiempo para cuidarme a la Rubia y ya de paso, escribirnos.Tenla mejor que a una Reina. Que no me entere que pasa hambre!! Un besote muy fuerte a los dos.Javi Jaca: ¿dónde te metes? ¿dónde planeas ir?Un abrazo a ti también.

    Me gusta

  3. Por cierto, hay foticos que con consentimiento de Raquel y Jacobo las he publicado. Espero que no les importe. Tienen fotos muy buenas.Un abrazo a los dos y espero que volváis a la normalidad pronto.

    Me gusta

  4. Holaaaaaaaaaaaaaaaaaa, pues es que estos días tengo un poco más de curro y estoy más liao de lo habitual…pero no os preocupéis intento entrar en el blog todos los días, suele ser a primera hora y he de reconocer que con cierto nerviosismo o ilusión o no se que, diciendo a ver que cuentan los muzungus jejejejeje vais a conseguir que aprendamos keniata desde españa jijijijiji.Pues estoy o estamos mejor dicho, planeando volver a asia y mas en concreto a laos y camboya a ver si podemos cuadrar un poco las fechas, también depende de mi contrato porque nos amplian hasta final de año, pero hasta que no este firmado….ya sabes como va esto de la política.Bueno pues nada más por hoy, continuar disfrutando porque así nos hacéis disfrutar a nosotros también con vuestras experiencias.Un saludo gordo.

    Me gusta

  5. Hola campeones ,acabo de enseñar a Cefe vuestras aventuras . Estamos aquí los dos alucinando un rato . Estaremos en contacto con vosotros . Cuidaros mucho y disfrutar a tope ,la experiencia es una pasada . Laurita no dejes de contarnos cosas , de alguna manerá las viviremos contigo. Un besazo muy fuerte de Cefe y mio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s