Un poco más a la derecha

Un poco más a la derecha. No, no tanto. Levanta la cabeza. Un poco menos. Mira hacia arriba. Bien. Pero… levanta un poco la barbilla. Sonríe. Plas!!!

Qué difícil es hacer bien tarea, tras tarea, para que una simple luz de segundo  acabe con incesantes intentos que únicamente buscan, momento tras momento, una imagen agradable a la vista de tu pareja, y quede así grabada por los siglos de los siglos. Repites, una y otra vez, hasta que finalmente conseguís ese momento, vuestro momento.

A veces, la sensación de inutilidad se va adueñando de ti porque el camino que has elegido para realizar esas tareas y que tanto ha costado de recorrer parece, de nuevo, no ser el correcto. Pero, ¿qué hacer?  Tu cuerpo necesita descanso, tu mente equilibrio y el alma tiene que recomponerse de otro posible error. ¿Qué ha pasado? ¿Qué has hecho esta vez? ¿Qué has dicho? Has hecho todo cuanto estaba en tu mano, has esquivado las impertinencias, has estado atento ante cualquier descuido y los imprevistos que amenazaban han sido lidiados como buenamente has podido. Y de repente, vuelve a aparecer, en un segundo, la luz que te ciega momentáneamente  y te encuentras andando por un camino pedregoso. ¿Es cierto que todos los caminos llevan a Roma? Puede ser, pero no es fácil.

¿Cómo no morir en el intento de enamorar?, ¿dejándote enamorar sin dejarte llevar? Todo hay que pensarlo ¿Por qué? ¿Por qué empecinarse en esperar la siguiente caricia cuando ni siquiera se ha disfrutado de la última? ¿Por qué pensar en lo que hay fuera si ni siquiera conoces lo que hay dentro? ¿Por qué empeñarse en tergiversar las cosas? Me tachan de persona rara, pero cuando digo quiero esto, quiero esto. Cuando digo que necesito cinco minutos, no necesito todo el día, solo cinco minutos.  Cuando digo llamaré en cuanto acabe, llamaré, pero cuando acabe.

Da igual lo que hagas, como lo hagas, al final siempre aparecerá una dichosita luz que estropeará todo y vuelta a empezar. Una simple frase, un mal comentario, una mirada perdida que puede oscurecer el placer de amar para convertirlo en una picadura dolorosa y, a veces, hasta venenosa. Da igual cuáles eran tus intenciones porque se convertirán en sus intenciones, da igual el tiempo que dediques porque nunca será suficiente, da igual los besos que regales porque no irán precedidos de algo más, y al fin y al cabo, aunque hagas el amor y sientas que estás dentro de la persona que amas y le traspases  tus más íntimos sentimientos, verás que, en cuestión de segundos, una nueva luz ofuscará lo que momentos antes os llevaron a la cima del placer y del éxtasis.

Qué difícil es hacerse entender y que fácil lo ve uno mismo. Que fácil sería intentar comprender a la otra persona cuando crees lo que dice, sin avisos, sin toques. Si es blanco es blanco, no es gris y por mucho que se intente ver de otro color, sigue siendo blanco. Qué fácil sería reír y ser el mejor amigo todo el tiempo, sin roles, sin trampas, lo bueno y lo malo, la verdad. Intentar comprender, pero lo complicamos tanto, que en vez de hacer esto exigimos explicaciones, detalles que cuadren en nuestro subconsciente, sin traspasar la línea, sin alterar palabras que acaben en remolinos.

Aquel que opine que se puede fingir hacer el amor es que todavía no ha aprendido a amar. Amar no tiene reclamos ni peticiones, simplemente es un desbordamiento de sentimientos cual menos altruista. Qué complicado lo hacemos. Qué fácil debería ser cuando quieres.

Por todo ello, es más fácil mortalizar un momento sin ser avisado y dejando que la naturalidad hable por sí misma que tener que esperar la puñetera lucecita.

***Escrito por  ingravito en una noche de insomnio****

5 comentarios

  1. Hola. Aquí la otra seguidora silenciosa de este blog, desde Tenerife con amor. Me encantan tus reflexiones y, sobre todo, tu forma de contarlas. Confieso que, al tenerte tan lejos, cuando leo tus textos, a veces me preocupo por ti, pero sé que en realidad, tu blog es un reflejo parcial de tus reflexiones y estados de ánimo. Por eso y porque conozco lo grande y delirantemente divertida que eres y lo maravilloso de tu sonrisa y de tu risa, me encantaría que dejaras también el reflejo de lo mejor de ti y de tu entorno, de lo que te llena, más allá de la confusión, la contradicción o el conflicto interno. Me gustaría que escribieras acerca de lo que disfrutas y de lo que te inspira sentimientos positivos.Besos. Ana

    Me gusta

  2. ES DIFICIL q esa lucecita como tú la llamas no aparezca, simplemente pq esperamos mucho, no sé como explicarlo, tal vez, no es q esperemos mucho, tal vez es q no sabemso hablar sin las palabras, dejarnos llevarMuakkkkkkkkkkkkkkkkk

    Me gusta

  3. Mi querida Anita: Supongo que te has dado cuenta de que este texto no es mío. A veces, mis amigos meten sus propios virus y antídotos. En cuanto a la melancolía de mis textos de la que hablas, no te quito la razón, pero mi intención era salpicar con optimismo los finales de cada de historia. De todas maneras, queda pendiente uno con el que te contaré fragmentos de mucha alegría, risa y sonrisa en MadridBesos enormesQuerida Bolero:Mi amigo \’uno sin nombre\’ que ahora quiere llamarse ingravito, está encantado de que compartas con él tus reflexiones. Los dos te damos las gracias. Besos enormes

    Me gusta

  4. Y un poco más al centro, que hay? Una nueva entrada?……………………………………………..Uyyyyyyyyyyyyyy! No veo nada!Anda hombre, que echo de menos leerte.Te adoro.Ara

    Me gusta

Responder a Ingravito Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s